lunes, 17 de abril de 2017

Cybernator / Assault Suits Valken

Una de las cosas que personalmente encuentro más curiosas durante estos años de buscar y jugar juegos de épocas pasadas, es encontrar juegos de diferentes estudios, compañías, y hasta sagas, pero que tienen tanto, tanto en común, que uno podría jurar que están conectados. 

Aunque a veces no son más que meras inspiraciones, y otras simples plagios, hay una
"trilogía" de juegos con un mismo concepto que fueron lanzados en la misma consola,
y cada uno cogió ese concepto e hizo su propia versión de esa idea.

Esa es la que llamo la "Trilogía Mecha" de Super Nintendo / Super Famicom,
y hoy hablamos del primer juego, Cybernator / Assault Suits Valken.





Cybernator / Assault Suits Valken es un juego de Acción creado por Masaya (También conocida por Nippon Computer Systems Corp.), y publicado por Konami fuera de Japón (En ese país, fue la propia Masaya) en 1992.

Masaya es un estudio japonés del que oiréis hablar aquí más veces, pues es un grupo con una buena cantidad de juegos recomendables a su nombre, y en variedad de sistemas. Si queréis algunos ejemplos, tenemos Gleylancer, Gynoug, la versión de SNES de Prince of Persia, la saga Langrisser, y hasta locuras como Cho Aniki.

Aunque si algo me queda claro de esta gente, es que les encantan los robots gigantes. Pero no es demasiado sorprendente, los finales de los 80 y la década de los 90 fueron una época donde el espacio y los mechas dieron bastante, bastante fuerte. Mirad si no el imperio masivo y colosal que probablemente acabe dominando el planeta gracias a las toneladas y toneladas de productos relacionados llamado Gundam.

Lo que nos lleva a este juego: ¿Qué es exactamente Cybernator / Assault Suits Valken?


El juego nos pone en un futuro donde los combustibles fósiles se están acabando, y como no aprendemos ni aprenderemos jamás, la Tierra entra en una guerra a nivel global entre las dos fuerzas mayoritarias (La cabezonería de no usar las renovables parece seguir exisitendo), la Federación y el Eje por el control de dichos recursos. Pero las batallas no son sólo a lo largo y ancho del planeta, si no en las proximidades espaciales y en la misma Luna, donde ambas fuerzas luchan por poseerla.

Afortunadamente la historia que el juego cuenta es bastante más pequeña y enfocada que un conflicto bélico mundial. Manejamos a Jake, un joven forzado por la fuerza militar de La Federación a formar parte de las filas del escuadrón Versis como piloto de un Valken.

La misión de Jake y el resto de personajes de tu grupo es la de destruir Bildvog, la más temible máquina de guerra del Eje. El juego gira en torno a ese objetivo y se divide en diferentes niveles, cada uno siendo una misión diferente que llevar a cabo.

Pero aquí lo que importa de verdad, al igual que en la mayoría de juegos como este, no es el piloto, si no los robots gigantes, ¿Verdad?. Nadie ve Transformers para ver a Spike Witwicky.

Así que, veamos, ¿Qué tal ese Valken?

Este bicho tiene más funciones que un robot de cocina bien usado.
Pues, aunque al principio puede ser un poco lioso cogerle el punto a los controles (ya que necesitas TODOS los botones del mando de Super Nintendo), una vez le pillas el punto, manejar al Valken es como quien diría, un sueño de artes marciales. Afortunadamente puedes cambiar los botones al principio, en el menú de opciones. Creo que mi favorito es el modo D.

En cualquier caso, este robot viene equipado inicialmente con un Vulcan (Que se viene a manejar como tu típica metralleta de juego 2D) y eres capaz de poder apuntar en muchos ángulos diferentes (Y fijar un ángulo para poder moverte libremente), un escudo, con el que poder repeler montones de ataques, es capaz de saltar y usar su Jet Pack para hacerle volar durante unos momentos, es capaz de moverse en tierra a gran velocidad usando un turbo (Que es tremendamente útil), y por último, puede dar puñetazos.

Y si lo último pensáis que es una bobada, os estáis equivocando. El poder que pueden llegar a alcanzar los puñetazos haría llorar de emoción al Capitán Falcon. No bromeo, es absurdo, y jamás te cansarás de querer ajusticiar enemigos con tus puños metálicos. No cuando todo explota de manera deliciosa.

El control del este robot, lo que puede hacer y lo satisfactorio de como se siente manejarlo es quizás lo que más me ha gustado de este juego (Excepto, tal vez, la música).


 Esos láseres son raros de narices,capaces de girar y perseguirte.
Sientes su peso cada vez que te mueves o saltas (Y el juego está lleno de detalles como cuando aterrizas, el suelo que pisas se queda dañado por el peso del Valken) o cuando intentas parar una caída con tu Jet Pack, tardas unos segundos hasta que la fuerza de los motores es capaz de amortiguar el peso del robot.

El impulso que coges cuando usas el turbo es muy satisfactorio (Y el sonido que hace también), y de hecho te permite hacer saltos largos o acercarte de manera más segura para darle puñetazos a algo, o esquivar un ataque en el último momento. La animación usada en este cacharro también es fantástica, sobretodo teniendo en cuenta que es un juego de 1992 y no altera a la jugabilidad, al contrario que ocurre en juegos como Another World o Prince of Persia.

El numerito al lado de la barra naranja es la cantidad de Power Ups que necesitas para subirla de nivel.
Pero aún hay más. A lo largo del juego puedes encontrar un par de armas nuevas, (un lanza-misiles, y un arma láser) que aumentan el repertorio de acciones. Hay hasta un arma secreta, que viene a ser la BFG del juego.

No sólo eso, si no que cada una de las cuatro armas principales pueden ser mejoradas varios niveles, recogiendo Power-Ups que puedes encontrar en contenedores de los enemigos repartidos en los niveles, o de los propios enemigos que los suelten (Aunque esto es poco común). Cada arma requiere un número diferente de Power Ups para subir nivel, pero todas, TODAS, merecen la pena ser subidas. No sólo se vuelven más poderosos, aumentan sus cargadores y el área de impacto también crece. Mejoran en todo.

Eso si, la cantidad de Power Ups no es demasiado alta, así que debes pensar bien que armas quieres subir primero. "¿Debería primero mejorar el puñetazo, que requiere menos P-U's y es capaz de machacar enemigos con facilidad, o debería mejorar la Vulcan y así poder luchar contra jefes de un modo más seguro?".

De hecho poder variar en cada partida le da cierta rejugabilidad, diría yo. No es una mecánica increíble ni tan importante como para que el juego gire en torno a ella, pero si altera el cómo juegas, sobretodo los primeros niveles, y es algo que agradezco.



El juego también posee una buena variedad de localizaciones y momentos a lo largo de los niveles.

¡No sólo tiene sección Shoot'em Up, si no que en la segunda mitad puedes flotar libremente!
El primer nivel ocurre en una base enemiga terrestre en la que debes impedir que el Eje termine de preparar un cañón gigantesco con el que volar en pedazos a las fuerzas aéreas de la Federación, luego ir al espacio y descubrir una estación minera en la luna que te lleva a infiltrarte en una base espacial del Eje para terminar enfrentándote con un comandante enemigo mientras toda la base realiza un ataque suicida pretendiendo chocarse contra la tierra y tienes pocos minutos para evitar el desastre al mismo tiempo que entras en contacto con la atmósfera.

No hace falta que diga lo intenso que puede ponerse, ¿Eh? El como la historia avanza y el progreso de los niveles es algo que considero interesante, pues  y que te mantiene con ganas de seguir jugando.

Eso si, si quieres jugar a Cybernator / Assault Suits Valken vas a sudar. Por poderoso que te puedas sentir, no deberías confiarte, pues la dificultad del juego es elevada y hay varios momentos donde tus reflejos y acciones no sólo te pueden llevar a la muerte, si no incluso fallar misiones.

Es imposible no ponerse nervioso la primera vez...
La dificultad de este juego, como he dicho, es elevada. Mayormente porque sólo tienes 3 vidas (A menos que uses un código secreto), por lo que no tienes mucho espacio para fastidiarla, y eso aumenta la tensión de buena manera. Los enemigos son muchos, y aunque Valken aguante varios golpes, y puedas recuperar vida aquí y allá, este juego es como una maratón que tienes que aguantar y hacer uso inteligente de las armas que tienes. Hacer que cada vida cuente.

Por otro lado, la gran mayoría de misiones en los niveles no están ahí para decorar y las puedes fallar. Fallando demasiadas (Especialmente la del nivel 5) te llevarán directo al final malo, el cual te digo ya que seguramente no quieres.

Este juego es uno de esos que te patean el culo hasta que estás al nivel que espera de ti, y luego se transforma en algo muy adictivo, y en el que de morir en los primeros niveles he pasado a pasármelos volando.

El lanza-misiles es el mejor amigo durante los jefes, sobretodo mejorado
(aunque cuidado porque tiene munición limitada).
Como todo juego de acción que se precie también tiene jefes grandotes que harán lo posible en hacerte trizas (Y el de la foto es inteligente porque usa EL TODO PODEROSO PUÑO para ello). Estos tienen el añadido de que si quieres cumplir las misiones vas a tener que lidiar con ellos rápido.

Shhh, I'm hunting space wabb-¡QUÉ PUÑETAS ES ESO!
Vale, esto es más normal...























La mayoría de niveles son bastante explorables para un juego de acción lineal, y es recomendado hacerlo porque de ese modo es como consigues Power Ups la mayor parte de las veces. Hay bastantes zonas alejadas del camino principal (o varias rutas que llevan a un mismo sitio) y mirarlo todo, aunque peligroso porque te podría costar una vida, tiene su recompensa.

De hecho el juego tiene un minimapa que puedes mirar al pausar el juego precisamente para que no te pierdas.


Ah, el láser... Amor multicolor a primera vista. Sobretodo a nivel 3. Qué lujo...
Taste the rainbow y tal y tal.
Visualmente, el juego es un lujazo. Bien diseñado, buen sprite-work con gran uso del color, buenas animaciones, y montones de detalles. Para 1992, Masaya hizo un gran, gran trabajo (Sobretodo viendo su juego anterior Target Earth).

Nunca me canso de ver al robot moverse, y cosas como ver el polvo levantarse cuando vuelas cerca del suelo, como las paredes, techos y suelos son dañados al ser alcanzados por proyectiles, o la linterna iluminando la oscuridad son cosillas que, si bien no importantes, le dan una buena pincelada al título y muestran el buen hacer de los desarrolladores. Y si te gustan las explosiones aquí hay más que en la filmografía entera de Arnold Schwarzenneger.

Aw mah gawd!
¡Gente animu que no tiene la boca en la mejilla!
¿Es...Es realmente posible?

El juego también tiene pequeñas escenas (sobretodo la introducción y final) donde pueden verse "escenas  anime" (por decirlo de algún modo) que están bastante bien realizadas.

Y si en el aspecto visual el juego cumple, en el apartado sonoro, a nivel personal, despunta todavía más.

Compuesta por Masanao Akahori, la banda sonora es simplemente fabulosa. Coge tu anime de ciencia ficción ochentero / noventero, y estrújalo contra una Super Nintendo, y es precisamente lo que obtienes. Sintentizadores, baterías, guitarras eléctricas, un poco de funk, y esa energía que ya no se ve. Añade temas con elementos militares para acrecentar el tono de la historia, y es una música que eleva al juego más de lo que uno puede pensar, y pega de maravilla con la acción en pantalla.

No es una banda sonora demasiado larga, (Está compuesta por 15 temas), pero me parece una muy memorable. Temas como "Asteroid Run", "Who's praying for a Soldier?" o "Till the Crack of Doom" son bastante inspiradores, y tal vez "In Despair" sea una de los mejores temas que haya escuchado para un final malo. En pocas palabras, gran música y una muestra más de lo genial que podía llegar a ser el chip de sonido de Super Nintendo bajo las manos correctas.

Puedes escucharla aquí.

En algunas fases hay montones de objetos que puedes volar por los aires, y puedes abrirte camino.

Para terminar, quiero comentar que, si habéis prestado atención, no paro de llamar al juego por dos nombres diferentes, Cybernator Y Assault Suits Valken. Eso es porque hay diferencias entre la versión sacada internacionalmente y la japonesa.

Para empezar, la internacional ha perdido los retratos de los personajes al hablar, y tiene menos texto que la versión original japonesa (Y está un poco censurada). Y no tiene el reproductor de música por alguna razón que nunca entenderé.

Por otro lado, hay una traducción fan hecha por el grupo Aeon Genesis que traduce el juego al inglés (Que es precisamente la versión con la que he hecho las capturas)... Pero que desgraciadamente tampoco es perfecta. El problema está en que corrompe el juego, y en ciertos niveles podría dejarte atascado creando sprites que no puedes traspasar, y lo único que puedes hacer es resetear el juego (A mi me ha pasado), además de que crea sprites corruptos por algunos niveles así que, a pesar de que el texto es una mejora, esos problemas hacen que no sea ideal.

¿Cual elegir? Bueno...

... Honestamente, me gustaría recomendar la traducida porque los diálogos son simplemente mejores y hay más, pero si tuvieras que elegir una basado en cómo se juega... Yo diría que te olvidaras de las dos y buscaras la versión prototipo americano.

Esta versión tiene el juego en inglés, con retratos, el reproductor de música, y sin fallos. No tiene todo el texto de la versión japonesa, pero es un camino medio entre ambas versiones (Y si no te importa la historia, menos texto hace que haya menos interrupciones, así que mejor para ti). No la he jugado del todo, pero imagino que este prototipo es completamente funcional (Y mejor que la versión final americana también).

Una pena la traducción fan, porque aunque es jugable, esa posibilidad de bloqueo puede ser demasiado molesta en un juego sin contraseña, y a estas alturas dudo que sea parcheado. Sigo pensando que echarle un ojo para ver la historia completa es recomendable, pero en fin... ¡El prototipo existe, afortunadamente!

Todo muy romántico hasta que os deis cuenta de que no podéis besaros...
Y esto es Cybernator / Assault Suits Valken. Un juego con la dificultad, acción, jugabilidad, y cuidado técnico necesario para ser un auténtico clásico de la Super Nintendo, y el primero de mi trilogía no oficial de mechas.

Y teniendo en cuenta que no soy un gran fan del género de mechas, eso tiene que ser bastante positivo, ¿No?

Pues ahora que me fijo, menos mal que tiene las manos pequeñas, porque no quiero imagina si fueran más grandes
los puñetazos que esta cosa podría meter...

No hay comentarios:

Publicar un comentario