martes, 1 de agosto de 2017

Car Battler Joe

Creo ya haber mencionado en alguna ocasión mi poco interés por la mayoría de juegos 
de conducción y deporte; y es que a mis ojos, estos dos géneros son asiduas víctimas 
de una bancarrota creativa brutal y de un abuso de licencias y marketing exagerado.

Y ambos me parecen una mezcla horrenda, al menos si quiero mirar el medio del 
videojuego como la forma de arte que puede llegar a ser.

Es por ello que, cuando encuentro un juego de esos tipos con un concepto,
idea, o estilo que me aleje a lo aburrido que puede llegar a ser el realismo que
la mayoría de esos productos suelen tener, salto a probarlo sin perder tiempo.

Quiero decir...
No sé por qué querría perder mi tiempo jugando a FIFA cuando puedo tener juegos con mecánicas y personajes divertidos,
en vez de evasores de impuestos y gente que se mete en líos turbios entre otros, y donde pueda hacer cosas imposibles 
en nuestro aburrido, aburrido mundo real. Y ahorrarme el marketing, que eso mola también.

Del mismo modo, no veo valor personal a un simulador de conducción, con sus pistas y coches "reales", cuando puedo jugar cosas que me puedan parecer temáticamente mucho más interesantes y frescas, con mecánicas, vehículos y lugares únicos. De hecho los juegos de Fórmula 1 me parecen, con diferencia, lo más aburrido que he probado jamás.

Dicho eso, no es que crea que esos juegos no debieran existir, lejos de ello,
siempre he pensado que debería haber lugar para todo tipo de cosas,
simplemente creo que una de las mayores bazas de los videojuegos es poder
explorar mundos y posibilidades más allá de lo que vemos a nuestro alrededor.

Así que cuando encuentro juegos como Car Battler Joe, me pongo un poco feliz.